POR Paula Moya

Si está pensando en hacer realidad su idea de negocio, lo más probable es que se le ocurra pedir un préstamo en un banco para poder llevarlo a cabo. Pero, ¿sabía que esta opción puede ayudarlo, no solo en sus finanzas, sino en la sostenibilidad de su proyecto?

Cuando los jóvenes escuchan hablar de la economía solidaria o del sector de las cooperativas y los fondos de empleados, muchos no entienden el concepto y creen que se trata de entidades burocráticas que agrupan a un montón de gente indistintamente.

Y la realidad es que, aunque aún le falta mucho terreno por cubrir, el sector solidario cada día se esfuerza por implementar nuevas medidas para atraer a este grupo de la población. Especialmente a aquellos que no quieren ser empleados sino que prefieren emprender.

Para ellos, este campo de la economía, que data de muchos años atrás y que se fundamenta en los valores de la ayuda mutua, la equidad y la democracia, tiene muchas herramientas que aportar.

Solo para darnos una idea de cómo pueden estar conectadas, el recién nombrado Superintendente de la Economía Solidaria, Héctor Ruiz Velandia, explica que el cooperativismo tiene un modelo de emprendimiento muy concreto, que va dirigido a promover el comportamiento empresarial participativo, un elemento importante para la inclusión social y económica.

Por otro lado, Marcela Falquez, emprendedora y fundadora de Id Social, corporación sin ánimo de lucro que genera modelos de negocio sustentables, afirma que en el sector se dan todas las condiciones para que un emprendimiento no solamente pueda desarrollarse financieramente, sino que tenga en cuenta el triple resultado (económico, social y medioambiental).

“Yo siempre fui alejada del sector cooperativista pero siempre me atraía el tema de la economía solidaria y la economía social, y cuando empecé a investigar sobre los diferentes mecanismos vi que existían corporaciones, asociaciones, agremiaciones, fundaciones y cooperativas y que todas nacían con un fin social y eso fue lo que me atrajo”.

Para ella, cuando uno nace como empresario debe pensar que va a resolver un problema social y esa causa tiene que estar por encima de todo, pase lo que pase con los vaivenes económicos del momento.

“No le tengan miedo a preguntarle a cualquier familiar que tenga que ver con cooperativas, cuando uno menos lo espera hay algún familiar que participó en una junta cooperativa, fundó alguna o está activo”.

Así que ya sabe, lo más probable es que alguien cercano de su círculo social haya tenido alguna experiencia con el sector de cooperativas, o al menos conoce a alguien.

Otra manera en la que las cooperativas pueden ayudarlo a desenvolverse en el emprendimiento es desde su mismo modelo de negocio. Edgardo Form, presidente del Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos y Diputado del Partido Solidario de Argentina, dice que “una de las cosas que puede aportar el cooperativismo a los emprendedores es precisamente el abecé de la construcción de una entidad como lo es una cooperativa que se fundamenta en valores y principios”.

Y como ya vimos, las cooperativas se fundamentan en la ayuda mutua, por lo que pueden ser el escenario perfecto para crear una red de contactos, de aliados, de impulsores e incluso de proveedores.

Para Carlos Acero, presidente de la Confederación de Cooperativas de Colombia (Confecoop), la clave está en que "podamos mandar un mensaje público de confianza a los jóvenes para que cada vez más se acerquen a las cooperativas" y para que cuando tengan proyectos de emprendimiento puedan desde el modelo cooperativo recibir apoyo crediticio, asistencia técnica y capacitación.

“Hoy los jóvenes no quieren un puesto de trabajo estable, quieren emprender y el modelo más poderoso para eso es el cooperativo. Además los jóvenes no solo están acudiendo a créditos para sus proyectos empresariales, sino también para educación, para viajar, para acceder a tecnología, y esas y muchas más de esas necesidades las resuelven las cooperativas.

Simel Esim, Directora de la Oficina de Cooperativas de la Organización Internacional del Trabajo dice que los emprendedores no necesariamente necesitan producir o hacer todos los servicios juntos en las cooperativas, pero sí pueden juntar fuerzas.

En Francia, España y Reino Unido los jóvenes auto empleados y emprendedores se unen en una cooperativa para beneficiarse de los mismos servicios como por ejemplo, páginas web, servicios financieros, sistema de seguridad social, entre otros. “Así que no necesariamente tienen que pensar en cooperativa como algo que los está restringiendo sino que la idea es que jóvenes que quieren cambiar el mundo sepan que no lo pueden hacer sin cooperar”, afirma.

Mediante acciones conjuntas asistencia mutua y trabajo mancomunado los trabajadores jóvenes pueden tener más posibilidades para negociar con el mercado o con el gobierno u otros actores privados, ya que les da poder y voz colectiva.

¿Por qué escoger este sector por encima de un banco para pedir un crédito de emprendimiento?

Enrique Valderrama, Presidente de la Federación Colombiana de Cooperativas de Ahorro y Crédito Financieras (Fecolfin) nos explica cuatro razones:

  1. Porque tienen más relación con la comunidad y acercan más al emprendedor hacía su público, más que cualquier otra entidad. Esto porque “no se convierte en un cliente, sino en un dueño y asociado. Cuando un emprendedor va a pedir un crédito a la cooperativa inmediatamente se debe afiliar antes del crédito, y con esa afiliación se convierte en dueño de la cooperativa, entonces es muy distinto porque tiene una doble connotación, primero está construyendo propiedad a través de una cooperativa y además está construyendo su propio negocio para salir adelante”.
  1. Porque las cooperativas tienen mejores tasas de interés para el emprendimiento. “Muchas veces muy por debajo del máximo que establece la norma que son intereses bastante altos para la mayoría de los colombianos”, dice.
  1. Porque hacen acompañamiento. Su mismo nombre de solidaridad lo permite inducir, y el hecho de que haga sus esfuerzos de emprender en el sector le permite recibir ayuda de quienes puedan aportarle teórica o técnicamente.
  1. Porque cuentan con todas las garantías necesarias a través de Fogacoop (Fondo de Garantías de Entidades Cooperativas). “En 20 años, desde que fue la crisis financiera que arrastró con el cooperativismo, es decir, desde 1998 hasta hoy, no ha habido un solo siniestro de ahorro y crédito, es decir el Fogacoop no ha desembolsado un solo peso durante esos 20 años, y esto es porque las cooperativas son tremendamente sólidas”, concluye.

Así que si está buscando emprender, echarle una mirada a este sector que suele estar rezagado puede ser una gran alternativa, teniendo en cuenta que un emprendedor debe buscar siempre que la sociedad sea más equitativa mientras que desarrolla su propio negocio.

Actualmente existen 2,6 millones de cooperativas en el mundo y más de 1 billón de miembros. Solo en Colombia existen al menos 6 millones de beneficiados.

Tomado de: Finanzas Personales

http://www.finanzaspersonales.co/trabajo-y-educacion/articulo/asi-es-como-el-sector-cooperativo-le-ayuda-a-ser-emprendedor/77466