Descubre formas efectivas y fáciles de hacer rendir tu dinero

La economía personal es algo que se debe cuidar y por muchas razones: prevenir gastos inesperados, inversión, ahorro, cumplir con objetivos y metas personales.

Suena sensato ¿no? Sin embargo, ponerlo en práctica cuesta trabajo porque nadie te enseñó cómo se hace y no estás acostumbrado.

No es tu culpa, tristemente no te dan lecciones de este tema cuando vas en la escuela.

¡Descuida!, nunca es tarde para empezar.

Este es el momento adecuado para aprender: llevando a cabo estos fáciles tips para manejar tus finanzas personales, harás que tu dinero rinda sin problemas.

 

  1. Enlista lo que entra y lo que sale

 

Confiar en que tendrás bien claro en tu memoria todo lo que ganas y lo que gastas es una trampa de la que tienes que salir ya y la forma de hacerlo es muy simple: lleva una lista de ingresos y egresos.

Ya sea en un cuaderno, en tu agenda, una libreta o un pizarrón todo lo que entra en tu bolsillo (sueldo, otros ingresos) y lo que sale de él (pago de deudas, compras).

Apunta los egresos que son fijos como pueden ser el pago de servicios, tarjeta de crédito, despensa, pago de créditos y préstamos.

También debes mantener escritas tus compras diarias: de esta manera aprenderás a identificar en dónde puede haber fugas de dinero.

 

  1. Considera el ahorro como si fuera gasto

 

Un buen método para ahorrar es tomar en cuenta tus ingresos y escribir el monto que vas a ahorrar en tu libreta de gastos fijos.

¿Por qué apuntarla? Muy simple: vas a darle prioridad al acto de ahorrar y ya no caerás en el lugar común de que se debe ahorrar solamente el dinero que te sobra.

Mejor tómalo como una cantidad fija mensual y aumentarás de manera considerable tus ahorros. Ese dinero puede ser destinado a las emergencias o en algo de utilidad.

 

  1. Identifica las prioridades

 

Vivir de manera cómoda es importante, pero esto no quiere decir que haya que comprar sólo para pasar un buen rato.

Si compras por impulso o el placer de hacerlo, al final el estrés de las deudas acumuladas puede afectar tu salud.

En tu lista de ingresos y egresos, identifica cuáles son las prioridades y qué cosas son de las que puedes y debes prescindir.

 

  1. Compara siempre precios

 

Ya sea porque te come el tiempo o porque no te habías dado cuenta, puedes ahorrar dinero comparando precios antes de comprar.

No te dejes ir con la primera impresión y cuando adquieras algo, asegúrate que el precio sea razonable y vaya de la mano con su calidad.

Investiga si el mismo artículo lo puedes adquirir en otro lado por un precio más barato; es frecuente que termines pagando por la fama de la marca, cuando una menos conocida sea igual o mejor que la que estás adquiriendo.

 

  1. Deja los pretextos

 

No puedes tener un buen inicio si antes no dejas los pretextos: si crees que apuntar  tus gastos es imposible o  inútil, analizar qué comprar o no comprar te da flojera, estás poniéndote trabas en el camino.

Empieza con buena actitud para que no abandones el proceso, sé disciplinado y constante: cuando menos lo esperes, las tareas anteriores van a ser naturales.

Porque si no te disciplinas y tomas esto con buena actitud, entonces nunca vas a alcanzar resultados.

 

  1. Abandona malos hábitos

 

Tienes que dejar esos malos hábitos financieros que te impiden tener un bolsillo sano  y un ejemplo clarísimo son los gastos hormiga.

Esos gastos pequeñitos que de a poquito en poquito se van consumiendo tu dinero y para cuando te das cuenta ya no tienes nada.

Que si el chicle, el cigarro suelto, el tamal de la esquina, la boleada cada semana, la propina para el viene-viene, todos y cada uno van haciéndole un hoyo a tus finanzas.

Otro mal hábito es el de comer diario en la calle: sí, es más fácil ir a que te sirvan la comida caliente a cocinar en tu casa todas las noches para llevarte lunch.

Pero calcula cuánto gastas en comer fuera a la semana, luego al mes y finalmente al año: seguramente la cantidad te sorprenderá.

 

  1. No pongas todos los huevos en una canasta

 

Si piensas invertir tus ahorros en poner algún negocio, no destines todo lo que tienes a ese proyecto.

La mejor estrategia es sólo invertir una parte de tu dinero.

Esto porque debes estar prevenido para cualquier emergencia que se presente: ya sea un imprevisto de salud o algún pago que no puedas postergar.

 

  1. No lo necesitas, no lo pagues

 

Deshazte de todos aquellos servicios que contrataste por impulso y que sigues pagando, aunque no los uses.

Digamos que tienes cable, internet y teléfono: jamás ves la tele y hablas todo el tiempo a través de tu celular, por lo tanto, hay dos cosas aquí de las que puedes prescindir.

Repite este ejercicio con todo lo que tengas contratado para qué veas y decidas los movimientos que tienes que hacer para ahorrar.

 

  1. Si viajas, compra con anticipación

 

Comprar paquetes de viajes con anticipación puede salirte mucho más barato que comprar justo algunos días o semanas antes de tu viaje.

Eso influye muchísimo en el precio que te encontrarás, ya que entre más se acerca la fecha del viaje, más caro es todo lo relacionado (pasajes y hospedaje).

Otra opción es viajar en temporada baja, de esta manera el viaje además de ser más barato, tendrás la posibilidad de disfrutar el destino turístico sin el mar de gente que hay en temporadas altas.

 

  1. Ahorra también para el retiro

 

Es importante que también tomes en cuenta ahorrar para el retiro.

Una recomendación que hacen las instituciones como la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, es la de hacer aportes voluntarios a tu afore.

Con eso aumentarás el capital que tendrás para tu etapa de jubilación y no estarás limitado sólo a lo que automáticamente se conservaba para tu fondo de retiro.

Si no tienes idea de cuál es tu afore, consulta este sitio y pon manos a la obra para que comiences a tener control sobre tu retiro.

También considera contratar un seguro de gastos médicos mayores para que estés protegido contra cualquier accidente o enfermedad.

 

  1. Mantente informado

 

Se trata de educarte constantemente sobre finanzas personales y productos financieros como tarjetas, seguros, y créditos.

Asesórate ya sea a través de artículos o con expertos para que aprendas a tener un mejor control de tus finanzas y lo lleves a la práctica.

Instituciones como la Condusef  tienen información de mucha utilidad y puedes aprender de manera divertida y muy sencilla sobre finanzas.

Investiga y mantente informado para que tengas una mejor orientación al momento de elegir algún servicio financiero o para evitar ser víctima de fraude.

 

  1. No apliques el tarjetazo y sé totalero

 

Entre los consejos que instituciones como la Condusef insisten constantemente es que si tienes alguna tarjeta de crédito trates de no dar el tarjetazo y que seas totalero con los pagos.

Ser totalero es que pagues la totalidad de tu deuda para no generar intereses, ya que estos a la larga se van acumulando y haciendo el adeudo más grande.

Recuerda que la tarjeta de crédito es una herramienta buenísima para apoyarte con los gastos y sacarte de algún apuro: no es una extensión de tu sueldo.

 

  1. Conoce tu capacidad para las deudas

 

Parte de hacer un balance de tus finanzas tiene que ver con conocer tu capacidad para poder adquirir deudas; es decir cuánto del presupuesto que tienes registrado puede ser destinado al pago de las deudas.

Así sabrás con cuánto endeudarte cuando tengas que hacerlo.

Para saber tu capacidad de pago, acude a tu lista de ingresos y egresos: divide estos en ingresos fijos y variables/gastos fijos.

Lo ideal es que tus gastos fijos sean menores que tus ingresos, pues eso te provee de capacidad de pago. Si este no es el caso, debes comenzar a recortar.

 

  1. Hazte cargo de las deudas

 

Nuevamente hablemos de los gastos fijos. Las tarjetas de crédito son un ejemplo de esto, hay quienes se la pasan pagando las cuotas mínimas.

En ocasiones ya liquidaron el costo del artículo que compraron, pero siguen pagando intereses.

Asimismo, hay que ser responsable con el uso de los créditos y liquidar lo más pronto posible para mantener un buen historial de crédito.

También revisa tu información en el buró de crédito para que sepas cómo estás evaluado y si hay alguna irregularidad como créditos que tú no solicitaste.

Todas las personas tienen derecho a consultar su historial una vez cada 12 meses sin costo alguno.

 

  1. Usa los créditos para objetivos específicos

Si piensas solicitar un crédito, úsalo en algún plan específico y no para andar comprando cosas que no son de mucha utilidad.

Cualquier tipo de crédito que adquieras, cuídalo para que tengas un buen historial y las instituciones financieras puedan seguir confiando en ti.

Nadie manejará tus finanzas mejor de lo que tú lo harás, cada quien tiene planes de vida y necesidades diferentes.

Cuando aprendes a manejar tu situación financiera es menos probable que tenga dificultades económicas: piensa que estás sembrando para cosechar en un futuro.

 

Tomado de: https://blog.credifiel.com.mx/15-tips-de-finanzas-personales